• slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1
  • slidebg1

Introducción:

Carmelo… una ciudad ubicada sobre las costas del Arroyo de las Vacas y del Río de la Plata sobre el que desemboca. Con sus aguas profundas, su fauna y flora autóctona, que aún se conserva, le permitió a “El Carmelo” desarrollarse industrialmente, con la extracción de piedra y la construcción y reparación de embarcaciones en sus distintos astilleros que convirtieron a la ciudad a mediados del siglo XX en el polo naval del país. Quienes visiten la ciudad tendrán la oportunidad de apreciar su rico patrimonio industrial a través del recorrido por el museo naval anclado en uno de los ex astillero y actual Escuela de Reparaciones Construcciones Navales y Anexos (ERCNA).

Carmelo, Uruguay

Talleres:

Fue el primer astillero que existió en la ciudad de Carmelo, fundado en 1905 por el austrohúngaro radicado en Buenos Aires,  Nicolás Mihanovich, cerca de la desembocadura del Arroyo de las Vacas. Este pionero ya era propietario de astilleros en Bs. As. y Salto e iba camino a monopolizar el transporte fluvial y los puertos de los ríos Paraná, Uruguay y Río de la Plata. Para la numerosa y poderosa flota que poseía necesitaba de mantenimientos, reparaciones y nuevos diseños de construcción de embarcaciones. El Arroyo de las Vacas por su ubicación geopolítica daba respuesta a esos requerimientos, lo cual explica porque Carmelo fue el lugar elegido.

La firma pasaría luego a manos de Alberto Dodero y más tarde de la empresa Marcopell S.A. hasta que una tarde de verano en 1969 sufrió un incendio.  Los esfuerzos de los bomberos de Carmelo, apoyados por los de la ciudad de Colonia; personal de la empresa;  de OSE; marineros; policías y voluntarios, no lograron detener el avance de las llamas. Las “lenguas de fuego” se veían desde distancia considerables en varios puntos de la ciudad. Las pérdidas fueron casi totales y de ahí en más, nunca se pudo reconstruir totalmente la estructura edilicia de los famosos “Talleres”. Los hechos hablan de los Talleres Carmelo, como uno de los más avanzados del país. Precisamente allí es donde se construyó el primer barco soldado al arco eléctrico del Uruguay de nombre “Daymán” . Alrededor del  Astillero se construyeron las viviendas de los trabajadores y la Parroquia del Santo San José Obrero, que respondía a las necesidades religiosas del barrio, conocido hoy  como Barrio Mihanovich.

talleres

En la actualidad, de aquel importante astillero queda solo el portón de acceso y la casona donde se alojaban autoridades y en cuya plata baja se encontraban las oficinas, que parece mirar solitaria el camino donde antes se ubicaban los galpones y el varadero.

Varadero:

Hacia el año 1945 al amparo de la legislación uruguaya que impulsaba por aquellos años la construcción de industrias que sustituyeran importaciones, se  instala el Astillero del Ministerio de Transportes y Obras Públicas, aun en funcionamiento,  ubicado en el margen izquierda del Arroyo de las Vacas, cuya función era la construcción y mantenimiento de la flota de Hidrografía. Es el astillero más antiguo de la ciudad y aun se encuentra en funcionamiento.

Embarcaciones que se construyen,  reparan y mantienen: las Dragas, chatas, remolcadores, topadores, ganguiles, auto-balsas, balsas, barcazas, pancos, embarcaciones de traslado de personal y embarcaciones menores. Todas ellas dependientes de la Dirección Nacional de Hidrografía. Se repararon otros de la Armada Nacional y embarcaciones particulares.

MDF-ERCNA:

En el año 1945, se instala en el margen derecha del Arroyo de las Vacas el Astillero Metalúrgica y Dique Flotante, conocido como MDF y en cuyo predio hoy día se encuentra la Escuela de Reparaciones, Construcciones Navales y Anexos.
Una vez instalado comenzó la etapa de edificación y modificación del lugar, siendo construido el varadero a pico y pala, luego se rellenó y se pusieron los varales que eran de Curupay traídos de Paraguay. Cuándo recién asomaba el sol anunciando una nueva mañana desfilaban en bicicleta o caminando por la calle 18 de julio rumbo a la margen del Arroyo de las Vacas los operarios, que en total llegaron a ser cerca de 500. Al ritmo de la sirena, el reloj tarjetero iba recibiendo a los trabajadores.
A partir de este astillero, Carmelo supo ser receptor de un importante número de inmigrantes italianos, españoles, rusos, polacos, yugoslavos, paraguayos, argentinos, que llegaron contratados por la empresa, aportando el conocimiento del oficio. Si bien su funcionamiento fue solo de 1945 a 1949, no ha existido en Uruguay otro astillero que en tan corto tiempo haya construido y reparado con tecnología de avanzada para la época tantas embarcaciones.

A partir de 1967, el lugar fue adquirido por el Consejo de Educación Técnico Profesional y la Administración Nacional de Puertos compró la maquinaria para que comenzaran a desarrollarse cursos vinculados al área naval. En la actualidad funcionan diferentes cursos como: Carpintería de Ribera, Fibra de vidrio, Mecánica Naval, Náutica y Pesca, Patrón de Cabotaje, Maquinista Naval.

A su vez se ha construido en el lugar un museo naval que custodia el acervo industrial de la ciudad y lo identifica como el polo naval de Uruguay, único con sus características en el país, durante gran parte de siglo XX. Los visitantes además pueden realizar actividades interactivas en el laboratorio de ciencias integradas.

Los invitamos a recorrerlo con visitas guiadas acordadas previamente al teléfono (00598) 45422372

Astilleros Maffoni S.A:

En 1980 se crea el Astillero Maffoni y Cía. Ltda propiedad de Ruben Maffoni, que cerró en el año 2014, ubicado a pocos metros de ERCNA sobre la margen derecha del Arroyo de las Vacas. Su fundador era una persona muy vinculado al área náutica desde antes de fundar el Astillero, no solo por tradición familiar (su padre era el propietario de la lancha que hacía el recorrido Carmelo-Tigre), sino por su formación técnica y experiencia laboral (era egresado de ERCNA en carpintería de ribera, había trabajado en dicha escuela y había sido chofer en la lancha de transporte de pasajeros “Luna”). El período de mayor auge de este astillero fue en la década del ´90, contando con aproximadamente 20 empleados.

Entre sus construcciones se destaca la construcción de la 1º embarcación  arenera refuladora  del país “Victoria del Hun” y la Construcción de un  muelle  en el poblado de  “General Enrique Martínez” ,o mejor conocido como “La Charqueada”.

Canteras del Cerro de Carmelo:

La explotación de las canteras del Cerro comenzó a fines del siglo XIX , siendo explotadas a principios del siglo XX por cuatro empresas donde trabajaban aproximadamente 900 personas, que significaban para la época el 10% de la población de Carmelo. De ellas se extraía  granza, pedregullo y piedra que partían de los muelles sobre el Arroyo de las Vacas hacia Buenos Aires y la localidad de La Plata. También se elaboraban adoquines, que eran exportados  a Buenos Aires y Rosario de Santa Fé.  A su vez el pedregullo que se extraía sirvió para la construcción de edificios de la ciudad y los adoquines para la construcción de las calles.

Hoy día esta explotación se encuentra paralizada pero en su entorno aun puede verse parte de la maquinaria de la industria de la piedra que se utilizaba en aquella época. Una de las canteras está cubierta de agua, siendo un lugar visitado por turistas y locatarios que disfrutan del baño de esas aguas cristalinas durante el verano.